Nuestro estado anímico varía según lo que comemos

La alimentación puede influir de gran manera en nuestro estado de ánimo, tal es así, que existen determinados alimentos en contra de la depresión y reducen el riesgo de padecer la enfermedad, mientras que otros, contribuyen a su desarrollo.

Una investigación desarrollada por científicos de la Universidad de Londres señala que las personas que consumen regularmente vegetales, frutas y pescados tienen menos posibilidades de desarrollar depresión, mientras que los alimentos procesados tales como la comida rápida, aumenta el riesgo de deprimirse.

El estudio analizó los datos de cerca de 3500 empleados públicos con una edad promedio de 55 años y los participantes completaron un cuestionario sobre sus hábitos alimenticios y además, autoanalizaron su riesgo de depresión. Cinco años después, se compararon esos datos con los niveles de depresión de los evaluados.

Finalmente se descubrió que aquellos que consumían alimentos completos tales como frutas, verduras y pescado, tenían un 26% menor riesgo de desarrollar depresión.

Mientras que quienes consumían alimentos procesados tenían un riesgo de deprimirse 58% mayor que quienes consumían poco de éstos productos, entre los que se encuentran carne procesada, chocolates, postres azucarados, comida frita, cereales refinados, productos lácteos altos en grasa, entre otros.

La clave está en los altos niveles de antioxidantes de las frutas y verduras frescas, así como en el folato de muchos vegetales y los ácidos grasos poliinsaturados de los pescados que contribuyen a reducir el riesgo de depresión y protegen el cerebro.

Por eso, procuremos incluir a diario estos alimentos que contribuyen a la salud interna del organismo, así como a nuestra salud mental y emocional.

Comparte esta información