Consejos para aprovechar al máximo la consulta médica

Teniendo en cuenta los tiempos de espera (tanto en la sanidad pública como en la privada) para obtener una cita con nuestro médico o especialista, es fundamental planificar esa visita, para que no se nos pase nada y no nos dejemos detalles trascentendates sin comentar.

Estos son los consejos que damos desde Radio Saludable para antes, durante y después de la cita con el médico u otro profesional de la salud:

Antes de la cita: Planificación.

  • Apuntar bien la fecha y hora de la cita, y las instrucciones que nos hayan dado (si tenemos que llevar radiografías, informes anteriores…).
  • Llevar sólo informes relevantes: hay quien se lleva una bolsa llena de papeles y pruebas médicas de hace décadas. A no ser que expresamente así se nos solicite, bastará con llevar las pruebas más recientes (como mucho, de los 2 últimos años).
    Conocer la medicación que tomamos. Si ya estamos en tratamiento, es muy probable que el profesional sanitario necesite conocer la medicación que estamos tomando. Es bueno apuntar nombres de los medicamentos y dósis, así ahorraremos tiempo en la visita, que podrá dedicarse a otras cuestiones más relevantes.
  • Apuntar todo lo que queremos consultar. Si nos ha surgido un dolor, saber -tener apuntado- cuándo a surgido, cómo (después de hacer algún esfuerzo, surgió espontáneamente…), en qué momentos aparece y desaparece… Así como todos los síntomas que queramos preguntar. Es muy práctico crear una lista ordenando las cuestiones que queremos hacer según su importancia. Así no perderemos el hilo de lo que queremos consultar, y no tendremos que pensar las respuestas en la consulta.

 

Durante la cita: Puesta en práctica de lo planificado.

  • Repasar la lista con las cuestiones que hemos planificado e irlas preguntando punto por punto.
  • Pedir explicaciones de lo que no se entienda. Si es necesario, solicitar que nos den las indicaciones de forma detallada, por escrito, o escribir nosotros mismos nuestras propias notas. Sería ideal hacerlo durante la consulta aunque, también se puede hacer justo después de terminar la consulta.
  • Repasar las instrucciones recibidas. Tanto si el profesional sanitario nos da unas instrucciones escritas como si somos nosotros los que tomamos apuntes, repasar lo escrito y preguntar las dudas.
  • Expresar desacuerdos o dudas. Hay quien va al médico, le receta una medicación que considera ‘fuerte’, y luego no se la quiere tomar. El momento de la cita con el médico es el lugar para pedir instrucciones, alternativas si no deseamos realizar un determinado tratamiento y buscar soluciones. Acudir al médico, para luego no tomar lo que nos indica, o no seguir sus instrucciones, puede ser igual de negativo que no ralizar ningún tratamiento.

 Después de la cita: Aplicación de lo indicado por el profesional sanitario.

Llevar a cabo las indicaciones tal y como nos fueron prescritas (para eso las tenemos por escrito). Si no estamos acuerdo con alguna instrucción o surgen dudas, consultar nuevamente al médico (puede hacerse por teléfono). No suspender o alterar el tratamiento si no hemos consultado con el profesional que lo indicó.

Estos consejos están orientados a citas médicas, aunque también son aplicables a las instrucciones recibidas por cualquier profesional sanitario al que vayamos a visitar. Una buena planificación y actuación antes, durante y después de la consulta van a hacer que aprovechemos mejor la visita y obtengamos beneficios que repercutirán positivamente en nuestra salud.

Comparte esta información