La cara es un gran lienzo de células vivas

“La mujer venezolana es una gran luchadora, tanto a nivel familiar como social y económico, pero muchas veces al costo de dejarse ella en último lugar”, así lo afirma Yuleiska Vargas, veterana cosmiatra, cuando habla de la situación que ella se consigue normalmente en fechas cercanas al 24 y 31 de diciembre.

El Dr. Antonio Albarracín, dermatólogo especialista en estética, también añade, “vemos  muchos rostros cansados, sin vitalidad, ajados y lastimosamente envejecidos, cuando es precisamente la época del año en que las mujeres quieren verse espectaculares. Son situaciones que ameritan mucho más que una limpieza de cutis profunda”.

Este año la propuesta de este dúo que trabaja por la belleza de las venezolanas es que las damas “se tomen no menos de 4 a 6 semanas para preparar con calma y de manera concienzuda ese gran lienzo que es el rostro de toda mujer”. La indicación básica es iniciar con unas 4 ó 5 sesiones  de dermabrasión mecánica , con la que se logra eliminar todo rastro de piel vieja y dejar así libre la piel nueva para que ésta pueda aprovechar al máximo tratamientos que estimulen su regeneración y vitalización de una forma natural.

“Además esa es la única forma de poder tratar de manera efectiva problemas de manchas e imperfecciones, no hacemos nada poniéndole cremas y aplicando aparatos de todo tipo a una piel vieja que está constituida básicamente por células muertas que ya no tiene posibilidad de reaccionar, de activarse”.
 
Una vez removida la piel vieja, comienza entonces el trabajo más delicado de tratar manchas, descamaciones, rojeces, etc, para las que Vargas recomienda el uso de luz láser pulsada, tecnología de avanzada que se usa en combinación con otras técnicas de acuerdo a la situación particular de cada rostro y piel.

“Con la luz láser pulsada logramos rescatar la luz del rostro, pues es una tecnología que desagrega la melanina de las que están formadas los melasmas (manchas) al tiempo que impulsa la producción del colágeno. Esto es lo mejor que podemos hacer, estimular que el propio organismo produzca las sustancias que necesita para mantener la elasticidad y el tono de la piel”.
 
Luego viene la aplicación de mil y un recursos para cada mínimo detalle o particularidad que presenta el rostro de una mujer. La cosmiatra comenta que “en este momento contamos con técnicas que nos ayudan a descubrir y estimular la belleza natural, como son los peelings y el ácido hialurónico… y otros recursos como el bótox, que usado racionalmente puede ayudarnos a conseguir efectos muy especiales. Y todo esto sin los riesgos de intervenciones quirúrgicas complicadas y costosas que a veces, en comparación, no ameritan en función de los resultados.”

También señala Albarracín: “es muy importante tener presente que el mantenimiento regular de la piel y el cuidado en la alimentación, así como la consolidación de un estilo de vida que nos permita mantener a raya el estrés son todas estrategias seguras, confiables -y a la larga- más económicas que los tratamientos de choque”.

Por último enfatiza Yuleiska Vargas: “es clave que las mujeres aprendamos a darnos nuestro espacio, a defenderlo en la agenda, y que incorporemos en nuestra rutina semanal o quincenal ese espacio de relax que nos garantiza resultados perdurables en el tiempo”.
 
 
 
 

Comparte esta información