Nuevos enfoques para dejar de fumar

En el mundo hay 1,250 millones de fumadores, la estadística indica que en América Latina la población de fumadores se incrementa dramáticamente cada año, especialmente entre adolescentes y niños. Es por ello que es indispensable el reconocimiento a nivel mundial del tabaquismo como una enfermedad y la principal causa de muerte prevenible.

En el marco del Congreso de la Sociedad para la Investigación en Nicotina y Tabaco SRNT, por sus siglas en inglés, se llevó a cabo la conferencia Nuevos y urgentes enfoques en el manejo del paciente fumador, en la cual las doctoras Guadalupe Ponciano, directora de la Clínica contra el tabaquismo de la facultad de medicina de la Universidad Autónoma de México, y Analice Gigliotti, presidenta de la Asociación Brasileña en estudios del alcohol y otras drogas, abordaron la problemática desde su perspectiva patológica y de la importancia del soporte médico.

Manejo farmacológico y el papel del médico

La adicción a la nicotina es la principal barrera que tiene que atravesar el fumador para conseguir su recuperación. Al inhalar el humo, esta sustancia llega a ‘receptores nicotínicos’ en el cerebro, que activan los ‘centros de placer’ que provocan un fuerte deseo de volver a fumar, y malestar o síndrome de abstinencia si ese deseo no se cumple.
Los fumadores aprenden que es agradable fumar y desarrollan conductas que se convierten en efectos reforzadores. La Dra. Analice Gigliotti comenta “el tabaquismo es una enfermedad mental que requiere de intervención médica y de un seguimiento puntual, si logramos enseñar al fumador que la nicotina es una droga que lo hace perder el control de su comportamiento podremos intervenir y comenzar a tratar”.

El médico y el personal de salud deben entender que el tabaquismo es un factor de riesgo prioritario para múltiples patologías. El papel del médico en la consulta diaria es cada vez más importante por encontrarse en una posición privilegiada que le permite ofrecer consejo a sus pacientes y apoyarlos en su lucha por dejar de fumar.

Sin embargo en América Latina el tratamiento del tabaquismo no es una prioridad en la educación médica, la mayoría de los profesionales de la salud no poseen las competencias necesarias para trabajar con sus pacientes fumadores en la práctica diaria. El estudiante de medicina tiene una prevalencia de consumo de tabaco del 33.3 por ciento, comparado con la población general, en la cual la prevalencia es del 26.4 por ciento. La doctora Guadalupe Ponciano comenta al respecto “nuestros médicos no están haciendo una diferencia, ver a un médico fumador es una barrera que impide recomendar a un paciente dejar de fumar”.

Según datos del estudio STOP (Smoking The Opinion of Physicians) las principales barreras que tiene un médico para trabajar con sus pacientes y ayudar a la cesación tabáquica son:

Falta de tiempo y una mala relación médico-paciente
Falta de información, el tabaquismo no es considerado una enfermedad y por lo tanto tampoco una prioridad que requiera atención médica
No están preparados ni poseen los recursos para apoyar a sus pacientes
Médico fumador

Manejo del paciente fumador

La posición del médico es privilegiada para recomendar a los pacientes el dejar de fumar pues su opinión puede influir positivamente y generar un cambio en el estilo de vida ¿Por qué?
1.- Posee una reputación como experto en el cuidado de la salud
2.- Tiene un conocimiento detallado de las enfermedades
3.- Tiene capacidad de influencia sobre el paciente

Los médicos pueden jugar un papel vital  y generar un cambio sustancial en la salud del paciente
5 pasos para la intervención médica en la consulta (5A’s):
1.- Averiguar
Preguntar ¿Fuma o no?
2.- Aconsejar
Advertir sobre los riesgos y enfermedades asociadas al consumo de tabaco
3.- Abordar
¿Considera el paciente dejar de fumar?
4.- Asistir
Intervenir para atender la enfermedad
5.- Acompañar
Dar seguimiento a la intervención

La doctora Analice Gigliotti señala “la intervención breve en la consulta y el plan de las 5A’s tiene gran impacto en la población con una tasa de abstinencia que va del 5 al 15 por ciento, recibir algún tipo de consejo de parte del médico hará que este porcentaje de la población intente dejar de fumar en los próximos 12 meses, adicionalmente estas acciones sólo quitaran al médico 2 horas de su tiempo al año”.
Actualmente existen muchos tratamientos efectivos para dejar de fumar, esto es importante ya que el 70 por ciento de los fumadores desean dejar de fumar pero sólo el 3 por ciento lo logra sin ayuda médica. La farmacoterapia incrementa las posibilidades de dejar de fumar y aún más cuando es parte de un tratamiento integral que cubra aspectos como el apoyo conductual, manejo de las recaídas, y un seguimiento extendido al término del tratamiento. La adherencia es el principal ingrediente para el éxito de la cesación tabáquica.
Los médicos son los principales actores en esta lucha, siempre hay algo que el médico puede hacer para ayudar a la cesación tabáquica, los médicos y profesionales de la salud juegan un papel clave en la definición del tabaquismo como la principal causa de muerte prevenible “un  estándar para todos los médicos debería ser preguntar si nuestros pacientes fuman y posteriormente recomendar dejar de fumar”, comenta la Dra. Gigliotti.
 “Nosotros vemos día a día el impacto que tiene en la población, y está en nuestras manos ayudar, los médicos en todo el mundo deben posicionarse en su papel de líderes en esta lucha”, finaliza la Dra. Ponciano.

***
Acerca del SRNT
La Sociedad para la Investigación en Nicotina y Tabaco estimula la generación de nuevos conocimientos  sobre la nicotina en todas sus manifestaciones. Entre sus principales objetivos está el patrocinar reuniones científicas y publicaciones que faciliten el intercambio de información sobre la nicotina y el tabaco; fomentar la investigación científica sobre los esfuerzos de salud pública para la prevención y tratamiento del consumo de tabaco y; proporcionar un medio a través del cual los organismos legislativos, regulatorios y otras agencias públicas puedan obtener el asesoramiento de expertos sobre nicotina y tabaco.

Comparte esta información