¿Cómo activar el deseo sexual?

La respuesta sexual  a un estímulo está condicionada por una interacción entre los sistemas nerviosos simpático y parasimpático.  El simpático interviene en la eyaculación y la emisión de la misma. El parasimpático regula la congestión de los vasos.  Ambos sistemas dependen en gran medida de las secreciones hormonales y los sistemas vasculares y neurales, así como de los bloqueadores adrenérgicos alfa y beta.  Cualquier alteración en estos mecanismos, o una falta de sincronía producirá alteraciones o falta de respuesta en el organismo.

El apetito sexual está basado esencialmente en la actividad cerebral.  Es como un guionista que nos va indicando las fases de la excitación, aunque previamente nos avisa si existen los requisitos necesarios (los motivos y las ganas)

En una pareja estable la causa principal de la falta de deseo es el aburrimiento de la relación, ya sea de tipo sexual o afectivo.

Otra razón es la actividad sexual esporádica.  La continuidad en el sexo crea una necesidad, y el cuerpo acostumbrado a tener sensaciones orgásmicas continuadas no podrá pasar sin ellas.

Una razón más son las depresiones, que conducen frecuentemente a una impotencia en el varón y a una falta de excitación en la mujer, pero no solamente entre ellos, sino hacia cualquier otra persona.

Razones adicionales se basan en carencia de fantasías sexuales, o traumas y vivencias en el terreno afectivo.   Una persona que no ha recibido cariño, comprensión y que ha visto reprimidos sus deseos afectivos, con seguridad estará condicionado posteriormente para tener una relación donde se deba dar afecto.

Comparte esta información