Cuidado como pretendes bajar la fiebre de tu hijoLa fiebre en los niños suele causar alarma, acarreando una serie de equivocaciones terapéuticas que  pueden repercutir negativamente en la salud del pequeño. Uno de los errores más frecuentes, producto del nerviosismo, es la medicación combinada y descontrolada de fármacos de diversa índole, como antiinflamatorios no esteroideos, antipiréticos y antibióticos.

Al respecto, el doctor Guillermo Stern, pediatra y puericultor del Instituto Pediátrico La Florida, en Caracas, dijo que la combinación de dichos medicamentos puede producir daño hepático, debido a que la mayoría de estos fármacos se metabolizan en el hígado. “Si a un niño con fiebre se le administran antibióticos, acetaminofén y antiinflamatorios no esteroideos, se le puede causar una intoxicación  por complicaciones en el metabolismo de este órgano”, advirtió.

“Muchas personas creen que si la fiebre no baja en un par de horas, se le debe dar al niño otro antipirético. Esto también incrementa el riego de intoxicación farmacológica. Los doctores debemos ser claros con los padres. Más allá de tranquilizarlos, tenemos que explicarles que la administración consecutiva de fármacos y la combinación de varias medicaciones es perjudicial” indicó el también miembro de la Anemia Working Group Latinomerican y el Iron Club Latinoamerican.

El pediatra explicó que los antibióticos no bajan la fiebre; “la función de estos fármacos no es antipirética. Esta creencia es completamente falsa. Estas medicaciones fueron concebidas  para  combatir  infecciones bacterianas. Si una fiebre es ocasionada por un proceso viral, esta opción farmacológica no surtirá ningún efecto”, detalló el doctor Stern.

Asimismo, dividir o disminuir dosis de medicamentos antipiréticos diseñados exclusivamente para adultos, con el propósito de poder administrárselos a un infante con fiebre, es otro error frecuente; según el doctor Stern, en estos casos es  recomendable  usar  fármacos antifebriles de uso pediátrico, como el Dol Kids. 
 
El especialista indicó que lo más importante es acudir al médico para que éste encuentre la causa del incremento de la temperatura corporal; “la fiebre no hace daño, es un mecanismo normal de defensa que tiene el cuerpo. Los padres deben permanecer serenos, y tomar las medidas pertinentes para bajar la temperatura corporal del niño; bañarlo con agua templada, airarlo, hidratarle la piel, no arroparlo y darle antipiréticos en dosis adecuadas, son algunas de ellas”, concluyó el pediatra.

Comparte esta información