Es posible evitar los kilos de más esta Navidad

Con la proximidad de las festividades decembrinas y los excesos propios de la temporada, hay una tarea que cada vez se hace más difícil cumplir: mantener un peso saludable y no llegar a enero con kilos de más. El especialista en medicina deportiva y gerente médico del Valle Arriba Ayhletic Club, Ricardo Javornik, recomendó comenzar a tomar medidas desde ahora para mantener un peso saludable y una figura admirable.

Según explicó Javornik, no se trata de cohibirse de disfrutar los platillos navideños tradicionales, sino de aprender a combinarlos, reducir un poco las cantidades y procurar gastar más energías que en otras épocas del año. De esta manera, se produce un equilibrio entre las calorías que se consumen y las que se queman, lo que evitará comenzar el año con rollitos indeseables y sobrepeso. En este sentido recomendó:
Reducir el consumo de sal, ya que este mineral es rico en sodio y hace que aumente la retención de líquidos, por lo que las personas lucen hinchadas y tienden a pesar más. Una manera sencilla de lograr esto es retirar el salero de la mesa para evitar tentaciones.
Decirle adiós a las grasas. Al consumir carnes procure que sean cortes magros, aléjese de las frituras y postres elaborados con manteca, margarina o mantequilla. Prefiera las frutas y nueces, que también son tradicionales en esta temporada, son más fáciles de digerir y aportan nutrientes esenciales.
Consuma una dieta balanceada, en la que la proporción de vegetales, frutas y verduras sea mayor a la de carbohidratos. Para aligerar esas pesadas cenas navideñas puede acompañar la hallaca con ensalada mixta en lugar de la de gallina y asegurarse de que el pernil esté tan libre de grasa como sea posible.
La sola restricción de alimentos no es suficiente, es importante que inicie tan pronto como pueda una rutina de ejercicios aeróbicos que le ayuda a quemar calorías y tener una buena resistencia física. Lo ideal es practicar estos ejercicios, al menos 30 minutos diarios, cinco días por semana.
El doctor Ricardo Javornik destacó que la actividad física también ayuda a mejorar la capacidad cardiovascular de las personas, disminuye el colesterol malo y los triglicéridos. También favorece el metabolismo de la insulina, disminuyendo la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, e influye en el estado de ánimo, el manejo del estrés y la calidad del sueño.
“El estilo de vida representa el 53% de los factores que afectan la salud y el bienestar de las personas. Por tal motivo, es vital seguir una dieta balanceada, reducir la ingesta de bebidas alcohólicas, procurar un sueño y descanso reparador; además de practicar actividad física con regularidad, lo que ayudará a evitar un exceso de peso, que luego traiga consecuencias en la calidad de vida”, concluyó el galeno.

Comparte esta información