Entre el carácter o estado de ánimo y la dieta existe una fuerte vinculación que, ya que muchos son los que tendemos a comer cuando estamos ansiosos o a dejar de hacerlo cuando nos sentimos tristes.

Sin embargo, ésta no parece ser la única causa de las mayores probabilidades de ganar peso, ya que un reciente estudio señala que los hombres más hostiles y con mal humor son quienes más probabilidades tienen de engordar.

Es decir, no sólo la tristeza, la ansiedad u otras emociones influyen en el peso corporal, sino que tener mal humor también puede ser responsable de un aumento de peso.

La investigación realizada en Francia confirma que cuanto más hostil es la personalidad de un hombre, mayor es su índice de masa corporal (IMC).

Durante la misma se observaron datos de 6484 hombres y mujeres que participaron de un estudio británico de estado socioeconómico y salud, a los cuales se soliticó que completaran una medición estándar de nivel de hostilidad al comienzo del estudio y se determinó su IMC en 4 momentos durante 19 años.

Al comenzar el estudio, los investigadores percibieron que los hombres y mujeres con mayores niveles de hostilidad tenían mayores cifras de IMC. Sin embargo, la relación no se mantuvo constante con el paso del tiempo en los hombres, sino que la hostilidad parecía acelerar el incremento de peso en lo hombres a medida que pasaban los años.

Las razones por la cual la hostilidad puede incrementar el peso corporal son muchas, pero una de ellas puede ser que las personas hostiles tienen menos adhesión a las guías de salud sobre dieta y ejercicio.

Además, quienes son más hostiles se cuidan menos y tienen mayores probabilidades de deprimirse, hecho que provoca una baja autoestima y ésto, podría ser la causa de su aumento de peso.

Ya sabes, tener una actitud positiva, actuar con paciencia y optimismo, puede ser la clave para que tu estilo de vida sea favorable, cuide tu cuerpo y tu mente, y te permita vivir más, libre de enfermedades.

Comparte esta información