El dolor de cabeza en los niños y adolescentes puede angustiar a los padres; sin embargo, el pediatra y puericultor Guillermo Stern destacó que esta molestia es completamente  normal, y puede ocurrir por cuadros virales o esfuerzos físicos. “Claro que cuando se presenta de manera reiterada es conveniente la evaluación pediátrica para detectar la causa, evitar la automedicación y procurar un alivio rápido del malestar”, agregó el galeno.

El dolor de cabeza, o cefalea, se localiza en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que lo unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, la cara y el cuello. Uno de los tipos más comunes es la migraña, que genera sensación pulsátil de un solo lado del cráneo, afectando la visión o el ojo del mismo lado.

 El doctor Stern comentó que la principal causa de cefalea no migrañosa la comprenden los problemas visuales, por lo que es importante someter al pequeño a una revisión oftalmológica. Otras afecciones como anemia por deficiencia de hierro, cuadros virales y enfermedades en las vías respiratorias superiores -como la sinusitis aguda o crónica- son  otras causas  frecuentes de dolor de cabeza. Algunos de los síntomas provocados por la afección son nauseas, sensibilidad a la luz y vómitos.

 Es común que un niño con cefalea o migraña esté decaído y presente irritabilidad, insomnio, pérdida del apetito, déficit de atención y bajo rendimiento. La condición de los pacientes migrañosos puede deberse a un gen hereditario, factores ambientales y hábitos modificables, relacionados con mala alimentación, pocas horas de sueño y estrés.

  El doctor Guillermo Stern indicó que a partir de los 2 a 3 años los infantes pueden reconocer y avisar cuando tienen dolor de cabeza. Cuando la afección se presenta con frecuencia, lo recomendable es que el niño se someta a una evaluación pediátrica, chequear que todos sus órganos y sistemas funcionen correctamente y descartar que el origen del dolor sea neurológico.
 
 “Los médicos debemos administrar analgesia de inmediato, pues es la única manera de aliviar el dolor en los niños”, dijo el especialista en pediatría, quien a su vez recordó que cualquier medicamento que se le administre al paciente debe ser en presentación pediátrica, no probar con dosis bajas de medicina destinadas a adultos.

 El doctor Stern recomendó que cuando un niño presente dolor de cabeza de inmediato se le debe tomar la temperatura corporal, porque puede tratarse de un cuadro febril. “Además, hay que estar pendiente de esas migrañas que despiertan al niño de madrugada, ya que existe la probabilidad que se produzca por trastornos del sueño, caso que debe ser evaluado minuciosamente por un médico”, concluyó.

Comparte esta información