La programación neurolingüística fue desarrollada a principios de los años ’70 del siglo pasado, por dos académicos californianos – un lingüista y un psicólogo – quienes identificaron patrones de conducta y comunicación que pueden ayudar a las personas a mejorar sus vidas. Detrás de este complejo nombre se esconde un concepto bastante simple. Neuro refiere al cerebro, las palabras lingüística y programación se refieren a la codificación (representación). Por lo tanto, la PNL examina las relaciones entre pensamiento, comunicación y conducta.

¿Cómo funciona?
La filosofía básica en la que se apoya la PNL es “si otro puede hacerlo, yo también puedo”. Un profesional de la PNL preguntaría: “Si hay gente dispuesta a tener una araña tarántula como mascota, que podemos aprender de esas personas que sirva para que una persona fóbica deje de ver las tarántulas como algo amenazante”. Se ayuda así al paciente a “reaprender” sus reacciones hacia las tarántulas, de modo que sean más parecidas a las de un amante de las arañas.

¿Cuáles son sus beneficios?
Las técnicas y procedimientos de la programación neurolingüística tienen beneficios muy amplios. Pueden ayudarte a producir formas nuevas y más efectivas de:
– Avanzar en tu carrera
– Aumentar tu motivación y energía
– Mejorar tus relaciones sociales
– Elegir mejores opciones al momento de enfrentar situaciones o personas difíciles
– Desbloquear tus habilidades y potencialidades internas
– Mejorar tu vida cotidiana

Comparte esta información