Si bien es sabido que muchas sustancias químicas de productos cotidianos o del ambiente pueden afectar la salud del organismo, siempre hemos vinculado las enfermedades hepáticas con otras cuestiones tales como la dieta, el alcohol y demás.

Sin embargo, un reciente estudio realizado en Reino Unido confirma que teñirse el pelo y fumar incrementa el riesgo de sufrir enfermedad hepática.

Teñirse el pelo puede dañar el hígado porque la cirrosis hepática puede comenzar como una enfermedad autoinmune desencadenada por factores ambientales.
La enfermedad autoinmune se llama cirrosis biliar primaria y en ella los conductos biliares del hígado se inflaman hasta cicatrizar y bloquearse, lo cual produce daños irreversibles en el tejido hepático hasta resultar una cirrosis fatal.

Aunque no está claro que componente de la tintura de cabello puede incidir en el desarrollo de la enfermedad, las mujeres que se teñían el pelo eran 37% más propensas a padecer la patología que aquellas que no lo hacían.

En estudios previos ya se obtuvo una asociación entre la enfermedad y el ácido octinoico, uno de los componentes químicos de varios cosméticos, entre ellos, de tinturas para pelo y de esmaltes de uñas.

Comparte esta información