Categorías
Calidad de vida Entrevistas Notas de Prensa Salud

No todo aumento de la temperatura es fiebre. Aprende a identificarla

El cuerpo humano cuenta con diferentes mecanismos para combatir las enfermedades y agentes extraños. Uno de ellos es el hipotálamo, glándula encargada de aumentar la temperatura corporal, y en muchos casos generar fiebre, como mecanismo fisiológico de defensa ante cualquier infección. Contrario a lo que se cree, el propósito de la fiebre no es debilitar o hacerle daño a quien la presenta, sino a los agentes patógenos presentes en el organismo.

 El médico pediatra y puericultor, Luciano Saglimbeni, explicó que en los casos en que la temperatura corporal se incremente, lo primero que se debe hacer es cuantificar con un termómetro qué tan alta está y no guiarse solamente por el tacto. Esto servirá para saber qué medidas tomar y si resultan efectivas para aliviar la fiebre.

Categorías
Embarazo y lactancia Entrevistas Notas de Prensa Salud

Recién nacido + Fiebre = Emergencia

Los neonatos mantienen un estado de vulnerabilidad inmunológica hasta los 3 meses, sólo después de esta etapa es que inicia el proceso de desarrollo y maduración de su sistema inmunológico. Por tal razón, cualquier cuadro febril o de hipotermia que se presente durante el primer trimestre de vida fuera del útero de la madre es considerado una señal de alarma, pues podría corresponder al cuadro sintomatológico de alguna infección o problema de salud importante, que debe ser tratado a la brevedad posible para evitar complicaciones.

El pediatra y puericultor, Guillermo Stern, aseguró que “cuando hay fiebre, malestar general, flacidez, poca succión o cambios extraños en el tono de piel del bebé, se debe sospechar de algún tipo de infección, hasta tanto no se demuestre lo contrario”. Asimismo, aclaró que por la incapacidad para controlar la temperatura interna de su cuerpo, debido a la inmadurez de su hipotálamo, posiblemente ese bebé presente un leve aumento en su temperatura por el simple hecho de estar muy abrigado.