Categorías
Calidad de vida Entrevistas Notas de Prensa Salud

No todo aumento de la temperatura es fiebre. Aprende a identificarla

El cuerpo humano cuenta con diferentes mecanismos para combatir las enfermedades y agentes extraños. Uno de ellos es el hipotálamo, glándula encargada de aumentar la temperatura corporal, y en muchos casos generar fiebre, como mecanismo fisiológico de defensa ante cualquier infección. Contrario a lo que se cree, el propósito de la fiebre no es debilitar o hacerle daño a quien la presenta, sino a los agentes patógenos presentes en el organismo.

 El médico pediatra y puericultor, Luciano Saglimbeni, explicó que en los casos en que la temperatura corporal se incremente, lo primero que se debe hacer es cuantificar con un termómetro qué tan alta está y no guiarse solamente por el tacto. Esto servirá para saber qué medidas tomar y si resultan efectivas para aliviar la fiebre.

Categorías
Embarazo y lactancia Entrevistas Notas de Prensa Salud

Recién nacido + Fiebre = Emergencia

Los neonatos mantienen un estado de vulnerabilidad inmunológica hasta los 3 meses, sólo después de esta etapa es que inicia el proceso de desarrollo y maduración de su sistema inmunológico. Por tal razón, cualquier cuadro febril o de hipotermia que se presente durante el primer trimestre de vida fuera del útero de la madre es considerado una señal de alarma, pues podría corresponder al cuadro sintomatológico de alguna infección o problema de salud importante, que debe ser tratado a la brevedad posible para evitar complicaciones.

El pediatra y puericultor, Guillermo Stern, aseguró que “cuando hay fiebre, malestar general, flacidez, poca succión o cambios extraños en el tono de piel del bebé, se debe sospechar de algún tipo de infección, hasta tanto no se demuestre lo contrario”. Asimismo, aclaró que por la incapacidad para controlar la temperatura interna de su cuerpo, debido a la inmadurez de su hipotálamo, posiblemente ese bebé presente un leve aumento en su temperatura por el simple hecho de estar muy abrigado.

Categorías
Calidad de vida Entrevistas Salud

Los niños también pueden sufrir de migrañas y cefaleas

El dolor de cabeza en los niños y adolescentes puede angustiar a los padres; sin embargo, el pediatra y puericultor Guillermo Stern destacó que esta molestia es completamente  normal, y puede ocurrir por cuadros virales o esfuerzos físicos. “Claro que cuando se presenta de manera reiterada es conveniente la evaluación pediátrica para detectar la causa, evitar la automedicación y procurar un alivio rápido del malestar”, agregó el galeno.

El dolor de cabeza, o cefalea, se localiza en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que lo unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, la cara y el cuello. Uno de los tipos más comunes es la migraña, que genera sensación pulsátil de un solo lado del cráneo, afectando la visión o el ojo del mismo lado.

Categorías
Entrevistas Salud

3 días permanece el rotavirus en una superficie manteniendo su virulencia

Mantener la higiene dentro del hogar es vital cuando se trata de prevenir enfermedades como el rotavirus, causante de diarreas agudas y malestar general, principalmente en niños. Así lo indicó la doctora Berenice del Nogal, pediatra del Hospital de Niños JM de los Ríos, quien explicó que el ente viral puede permanecer activo en el ambiente durante varias horas, por lo que al afectar a un miembro de la familia existe una alta probabilidad de que los demás también se contagien.

 Las medidas básicas para evitar contagiarse con rotavirus son sencillas e incluyen: cuidar la higiene personal, asearse las manos antes de cocinar y luego de ir al baño,  lavar los alimentos antes de consumirlos y tomar agua potable (hervirla cuando el suministro sea irregular o provenga de aguas estancadas).

Categorías
Calidad de vida Entrevistas Notas de Prensa Salud

Cuidado como pretendes bajar la fiebre de tu hijo

 

Cuidado como pretendes bajar la fiebre de tu hijoLa fiebre en los niños suele causar alarma, acarreando una serie de equivocaciones terapéuticas que  pueden repercutir negativamente en la salud del pequeño. Uno de los errores más frecuentes, producto del nerviosismo, es la medicación combinada y descontrolada de fármacos de diversa índole, como antiinflamatorios no esteroideos, antipiréticos y antibióticos.

Al respecto, el doctor Guillermo Stern, pediatra y puericultor del Instituto Pediátrico La Florida, en Caracas, dijo que la combinación de dichos medicamentos puede producir daño hepático, debido a que la mayoría de estos fármacos se metabolizan en el hígado. “Si a un niño con fiebre se le administran antibióticos, acetaminofén y antiinflamatorios no esteroideos, se le puede causar una intoxicación  por complicaciones en el metabolismo de este órgano”, advirtió.